En recuerdo de Lucas: Palabras y Ángeles

Lucas
[audio:Imagine.mp3]
Hay días de aguacero y dedos blancos

de apretar el papel
con mucha fuerza
con boli azul de capuchón mordisqueado.

Días de papel carbón
en que no duele
la piel del corazón porque no queda
más que el dolor a bajo cero.

Sí,
por no quedar
no queda ni el nombre que tuvimos
el primer día de colegio
a golpe de autobús y madre.

Días angostos
en la tiranía del no-miedo
porque ya ocurrió el tiempo
que mutila los paisajes
en mitad del cielo sin ojos.

Hay días en que, por no quedar
no queda ni el sabor
amargo de las lágrimas
porque no hay lengua ni boca.

Ni oscuridad en los túneles estrechos
del ramal Ópera-Norte
ausente de ojos y pestañas.

Y aún así aparece escurridiza
una letra lenta que enamora
una sílaba y consuela.

Yo no sé
qué significa que se fuera
y aún así sé que vivió gracias a ellos
sí,
días felices.

Tuvo toda la fuerza
y el consuelo.
Sonrió en una playa
agitando un pañuelo azul.
Montó en su bicicleta inesperada
por caminos de árboles.
Tuvo amigos del alma.
La sonrisa más dulce
en el día más duro.
Las voces,
los susurros
las manos de su madre
y de su padre.
Tuvo
todos los días
todo el amor
que existe.

Y lo tendrá entre nosotros
con su sonrisa de niño.

Yo no sé
qué significa que se fuera
pero sí que hoy los ángeles existen
y que él es uno de ellos.

(Jaime Fernández de Bobadilla)

Post to Twitter Post to Facebook